Nerea Bárez. Psicología y Neurociencia

Opiniones, artículos y noticias de psicología y neurociencia

Pensando… soy humana

pexels-photo-25349.jpg

Soy humana. Ando a dos patas. Hablo. Tengo memoria semántica, donde almaceno conocimientos que otros me cuentan. Escribo. Pinto. Juego, y busco la diversión porque sí. Pero también soy violenta, potencialmente. Y altruista; no quiero dañar a otros, ni si quiera a  los animales (aunque me los como). Soy incoherente; soy humana. Tengo móvil, uso wasap. Escribo estas líneas desde el pc dentro de mi casa. Escucho música (no podría vivir sin música). Llevo ropa… soy muy humana. Me desplazo en coche. Exploro, aun sabiendo que no necesito conquistar territorio. No me dejo morir; hago todo lo posible para evitar, de hecho, cualquier enfermedad que me acerque a la muerte. Pero voy en coche… Tengo miedo a cosas que no son peligrosas. Pero cojo aviones, coches, ascensores… Y sé que voy a morir.

Soy natural. Soy de mi especie. Y me gusta serlo. No quiero ser un chimpancé (aunque sé que casi casi es lo que soy) así que soy tan natural como mi genética me hace serlo; como soy humana, hago cosas de humana. Y vivo entre el grupo que es como yo. Soy uno más de esta manada. Aunque todos queremos ser diferentes, especiales.  Aprendemos a valorar algunas de estas cosas como buenas o malas, y así creemos acercarnos a algo mejor. Preferimos sentirnos naturales, huyendo de la naturaleza humana. Paradoja sin sentido, sólo digna de un humano. Incoherente, contradictorio.

Soy humana. Todo lo que mi especie haga, es también humano. Y es natural. Quiero vivir en este mundo hecho por humanos. No quiero aparentar que desciendo (o asciendo, depende de cómo se mire) en la cadena evolutiva haciéndome pasar por un ser humano “más natural” y libre, que se siente más animal por hacer cosas que no podría elegir hacer si realmente no fuera tan humano. Sólo quien ha cubierto las necesidades básicas que tiene cualquier animal, empieza a querer ser menos humano. Empieza a querer hacer cosas sofisticadas, de las que solo un humano hace, para sentirse más natural. Pero siempre, sabiéndose sano, con su coche, su nevera, sus libros, su portátil, cama caliente y música de fondo. Más natural, más sofisticado. Sin teles, sin consumismo, vegetariano y libre. Pero humano. Como yo. Como todos. Como quienes se creen más divinos por hacer cosas más “humanas”, como ir a una iglesia, tener valores o ser menos violento.

Todos luchan por sentirse humanos. Cada uno siente que esto es algo diferente. Humano, de humanidad. De ser humano.  Sin que esto sea bueno ni malo. Ser humano animal. Sin que esto sea más ni menos natural. El plástico es natural, sale de la naturaleza, está hecho con las manos de un humano, natural. La tecnología también lo es. Mi móvil es producto de mi humanidad, y agradezco a la evolución habernos dado un cacho de cerebro capaz de semejante proeza. Aunque también nos haya hecho tan incoherentes, tan ilusos, con tanta capacidad para saber lo que va a pasar y no poder cambiarlo. Es la naturaleza humana. Como especie, sobrevivimos. Pasamos el tiempo que sabemos que vamos a estar jugando e inventando. Porque quedarse quietos, nos aburre. Que humano. Que natural.

Soy humana. Y lo acepto, lo vivo, lo disfruto. Soy humana, natural, tecnológica, animal y artificial.

Nerea Bárez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 marzo, 2016 por en Artículos, Pensamientos, Psicología, Sin categoría y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: